jueves, noviembre 29, 2007

¿Te confiesas?

Durante estos días, la vida se me ha pasado entre confesiones y confesiones... las primeras comuniones de los niños de la catequesis hacen que me haya pasado algunas tardes enteras sentado escuchando pecados y dando absoluciones. He confesado a niños y padres.
¿Cómo nos confesamos? He comprobado acá que muchas de las personas que se han confesado, habían pasado años sin acercarse al Sacramento, por distintos motivos: algunos tenían 5 años, ó 10 años, hasta 20 años sin confesarse... ¿qué les pasa a los católicos que no se confiesan? Ya se las excusas, no necesito que me las cuenten acá, eso ya lo se... lo que me gustaría saber, es porqué nos privamos de tanto bien, de tanta Gracia pudiendo recibirla, de tener el alma pura siempre, de estar más cerca de Dios. Me he quedado con la sensación de que se confesaban por obligación, porque sus hijos hacen la primera comunión, y eso no me gusta...
Muchos, ni siquiera sabían cómo confesarse, así es que en dos minutos, les hacía una breve catequesis sobre cómo confesarse, las cosas mínimas que un católico debería saber al acercarse al sacramento: lo transcribo acá para que alguno se anime a hacerlo...
1.- Conciencia de pecado: Lo primero que necesitamos saber al acercarnos a la Confesión, es tener la conciencia de haber pecado, de saber que hemos actuado mal. Es una condición básica en moral penitencial, saber que cosas son malas y cuáles son buenas... ¿Cómo formo mi conciencia? Esa es una pregunta que me salta ahora que escribo estas líneas... hoy por hoy, no contamos con todas las herramientas, o bien, no las aprovechamos en aprender a distinguir lo bueno y lo malo. Es responsabilidad de cada uno formar la conciencia rectamente, y no acallarla cuando me remuerde algo...
2.- Estar arrepentido: No basta solo saber lo que es bueno y lo que es malo; es necesario también estar arrepentido de haber pecado. Este, no es un punto menor al momento de confesarse... es necesario tener la intención de no hacer más aquello que hice mal, al menos, tener las ganas y poner todos los medios necesarios para no volver a hacerlo... Si falta esta condición, incluso nos pueden negar lícitamente la absolución; por ello es importante estar arrepentido de corazón.
Recuerdo que hace no mucho tiempo, un periodista de no recuerdo qué parte, simuló confesiones en distintos lados para tener la visión y medir el criterio de distintos sacerdotes... ¡Horrible! La Confesión, como Sacramento, merece todo el respeto por ser un lugar privilegiado por donde pasa la Vida de Dios, su Gracia Santificante...
Claro, no se puede obligar a confesarse, cada cual libremente se acerca al Sacramento... de allí la importancia de valorar la vida sacramental, y hacer lo que debemos hacer.
En las próximas ediciones de este blog, hablaré sobre las cosas que debemos decir al confesarnos... Xauuuu!!!

27 comentarios:

Blood dijo...

Hola Cristián. Como siempre te daré mi visión de no católico: me parece que los 2 puntos que tocaste son primordiales en la vida diaria de cualquier persona, independiente de su credo. El estar consciente de haber obrado mal y estar arrepentido de dichas acciones es el primer paso para dejar dicho camino y empezar a corregir el rumbo; por lo mismo, al ser el primer paso es el más difícil de dar.

Saludos sangrientos

Blood

Checho J. Fry dijo...

Padre Cristian, lo único que se es que debo amar A Dios por sobre todas las cosas y a mi prójimo como a mi mismo, creo que ese es un criterio bueno , para poder identificar los pecados que uno comete y medir con ello nuestra conciencia, no se cual es el protocolo de confesión, pero no creo que sea como nos pedían en catequesis que anotáramos nuestros pecados y cuantas veces los habíamos realizado, no siento muy cercano decir , " he pecado de gula y lujuria , no he santificado el día del señor y he levantado falso testimonio" por ejemplo; la mejor experiencia de confesión que he tenido fue en San Ignacio, un sacerdote de edad al cual le conté los hechos de los cuales me arrepentía en mi vida y que sabia que había actuado mal, pensé que me iba a retar, pero aconsejo, me puso incluso comparaciones lógicas de lo que podrían desencadenar esos hechos, una oración y un acto de contrición (mas bien un cambio de actitud) desde ahí fui mas precavido con mis acciones pues no solamente era yo quien me hacia daño sino también a otras personas, que puedo decir , los tiempos han cambiado, recuerdo los relatos de mi tía, hablaba de esos días en que los jóvenes de nuestro país, buscaban la paz y la igualdad en la iglesia ,eran los años de la dictadura y a pesar que el mundo estaba dividido en comunismo y capitalismo, la iglesia nos unía, pues era un terreno neutral, me molesta que los medios se tomen a la ligera la Fe los sacramentos, la iglesia en general también podría decir que la Iglesia no tendría que inmiscuirse en temas de orden Estatal , (pero eso seria pecar de omisión) tendremos que saber discriminar que es bueno y que es malo , no por la conciencia colectiva si no por lo que nos dicta nuestro corazón, nuestra Fe y nuestros sentimientos
Saludos
PD: aburrido de la moda Nihilistas, aunque es una característica de la juventud actual, ellos no entienden porque creo y yo no entiendo porque no, pero hay respeto en la mayoría de los casos

icue dijo...

Que gran tema el que hoy trae a su blog, la confesión, en la que el Señor nos muestra sus entrañas de misericordia, porque en los juicios humanos se condena al que confiesa su culpa, y en el divino se perdona.
Que gozada confesarse y sentirse libre.
Gracias Padre Cristian por este articulo.

Alemamá dijo...

Entre otros bienes que ya ha mencionado, ¡se vacian en importante porcentaje las consultas de los siquiatras! es que estar alejados de Dios quita la razçon última de vivir, nos acorta la visión sobrenatural y nos deprimimos.

Una duchita espiritual viene muy bien antes de oler a azufre, jeje y no es que lo tome a risa, es demasiado serio, mi risita es para aliviar el tema.

Yo conozco personas que salen coloradas del confesionario, ¡pero siempre salen contentas!

Que Dios lo bendiga en su ministerio. Buen tema.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Me parece un tema ante el cual poco y nada tendría que decir por mi condición de no católico; pero me gustaría expresar que una confesión debiera de expresar real arrepentimiento del pecado objeto de la confesión (y eso, modestamente, pienso que aleja de aquel sacramento...la falta o la no existencia de arrepentimiento).

Quizás no te guste la comparación...pero en The Godfather III, Michael Corleone se resiste a confesarse ante el Cardenal Lamberto, precisamente porque no está arrepentido de lo que hizo.

Quisiera felicitarte por estar entre las personas que más comentaron en mi Blog durante el pasado mes de Noviembre. Saludos cordiales.

Jen El dijo...

Es que confesarse es como ir al dentista... ;-)

Igual hay que ir. Uno se siente tan bien al salir que se da cuenta de lo mal que estaba, sin saberlo.

Un abrazo. Confesar ha de ser una de las actividades sacerdotales mas pesadas, pero también una de las mas hermosas.

¡gracias!

Blood dijo...

Cristián, ¿leiste tu mail o supiste de tu casilla de correos?

Blood dijo...

Pucha que estás famoso Cristián, te estoy viendo en un programa religioso en UCV TV. Harta pega se te viene para este sábado 8, ojalá salga todo como está presupuestado y tengan un excelente cierre del mes de María.

Saludos sangrientos

Blood
PS: ¿me das un autógrafo?

Peque dijo...

Estimado Padre Cristián....que importante es hablar de la confesión !!!!!...algo como usted mismo dice, la gente se despreocupa un poco del mayor regalo y muestra de misericordia de Dios....
Hay que estar siempre preparados y limpios....
Ojalá de a poco fueramos, como católicos, acercando a los nuestros a este hermoso sacramento...
Un abrazo
Peque

Dorli dijo...

has dado en el clavo, Padre Christian, tema importante y poco predicado. Gracias por tu claridad y tu caridad.
Un saludo cordial.

Anónimo dijo...

Gracias el amor cristian del padre y del sacerdote i de la revolución que regina del salve de la canción y stella de los maris de la avenida muy bien. la canto diaria después de rogar. Bendiciones a usted y respeto al forjador del igrid de la señora from Stephen Poland(Imago Dei)

+Sergio dijo...

Hola Dorli! je je, tu por aquí..

Me ha encantado este post de la confesión. Como cristiano, te doy mis puntos de vista; hay gentes que no creen en Dios, o sí, pero que no creen en los curas, ¿un hombre como yo me va a confesar? ¿y me va a absolver? quién se ha creído. Así es como piensan muchos y se niegan gracias tan grandes del cielo.. lo mismo que los que no creen en la eucaristía.. y en el resto de sacramentos.. van dejando "para luego" ¿y si les sobreviene la muerte, y han dejado los sacramentos "para luego"?hay que pensar en estos temas, reflexionar en su alma.. y se pierden tanto!

En fin la lucha es con el corazón, el único que puede abrir los ojos espirituales que tantos tienen cerrados.

Bendiciones, felicitaciones por tu post.

Jazmin dijo...

Hola padre:
que buen post, sabes que te deja reflexionando el porque no nos confesamos... me incluyo por hace ya tiempo no lo hago y la verdad tambien tengo mis razones...
no si sean validas, pero en fin...
la confesion es darle un respiro alma, estar en paz con tigo mismo de cierta manera y es necesario de vez en cuando pasar por este sacramento...
bueno un beso y Dios lo bendiga...

David|Lanke dijo...

Como católico practicante me han recomendado que sea semanal para que esté cerca de Él.

el blog-stopista dijo...

Querido padre: le he conocido a través de un comentario que le ha hecho al "tío cura". Se que la pregunta que voy a hacerle es un poco mundana despues del tema tan serio que ha tocado, pero...
¿Puede decirme como hacer para que al abrir mi blog también suene música? Se lo pregunto sinceramente y le agradecería que me contestase (aquí o en un comentario visitando mis blogs)
Paz y bien.

valeLost dijo...

muchas gracias por sus saludos y felicitaciones....
el viernes recien pasado me gradué, y hoy terminé todo lo de la psu...
asi que por fin podré descansar...
aunque no tranquila...
alguien por ahi dijo: "les deseo que nunca esten tranquilos" (L. Giussanni, me lo contó un amigo que estuvo presente cuando él lo dijo...). ahora tendré mas tiempo para hacer lo que realmente amo, esto, la vida, sin limites en esta busqueda de la felicidad, de la libertad, en definitiva, Dios. aunque tambien lo podia hacer en el periodo de cole... ahora será a tiempo completo!! espectacular.

con respecto a lo de las confesiones, los pecados... el domingo recien pasado se lo estabamos pasando a los niños de catequesis (tengo un grupo de primero)... de verdad es un regalo, y los niños por lo menos, asi lo perciben, algunos estan muy ansiosos de hacerlo, asi que les dimos como tarea eto, que lo pensaran bien, para este domingo (ultimo encuentro) lo hicieran, es una gran oportunidad, aveces o la mayoria cuesta hacer cambiar de opinion a las personas adultas (haciendo la separacion entre las que son verdaderamente jovenes de corazon, que estan dispuestos siempre a aprender), asi que empezar con los niños, o que ellos mismosluego sean testimonio de esto y lo enseñen a sus padres... solo deben aceptar este ragalo, esta amistad, nada mas... espero lo vean, es un buen espacio este, gracias

bendiciones!!
nos vemos!!

Aeronauta dijo...

Estoy tratando de hacer una cadena de enlaces a una iniciativa pro-vida. Se trata de colocar una imagen en la sidebar que diga "elige la vida".
Todo lo encuentras acá* Si te parece, hazlo circular; que muchos lo pongamos sin miedo. La puedes ver funcionando en el sitio Aeronauta
Saludos.

t.i.n.a. dijo...

Padre!!!! qué bueno que lo explique tan bien éste hermoso Sacramento, que mucho bien hace a nuestras almas.
Cuando fui a retiro, el mes pasado,entré una vez al confesionario, sólo a conversar con el sacerdote, y al día siguiente fuí a confesarme, y la sensación que sentí fué completamente distinta, en la primera fué como si conversara con un amigo (nada especial) y la segunda, fué tan diferente!!!, salí como liviana, feliz, sin preocupaciones, agradecida, es que escuchar las palabras " YO TE PERDONO en el Nombre del Padre y de Hijo y del Espíritu Santo" hace toda la tremenda diferencia.
Y Jesús es tan amorosos con nosotros que nos manda a Santos sacerdotes para que podamos hacerlo cuántas veces queramos llenarnos de la Gracia Santificante
Gracias, Padre por su lindo Blog
Bendiciones para Usted

La Hormiguita Cantora dijo...

No me confieso hace años...

(Miraba tu foto de perfil de blogger y no pude evitar notar el parecido que tienes con mi viejo. Me da entre nostalgia y sentimientos encontrados. Que cosas...)

No creo que ande mucho por estos ciber rincones por cachureos medicos. Asi que aprovecho de dejarte mis buenos deseos y felices fiestas!

Christian Gautier Vallette dijo...

Estimado Padre Cristian :

En lo personal, me confieso regularmente. La experiencia me lleva a recomendar la utilización de este sacramento

Un saludo desde www.miradacatolica.blogsot.com y www.reflexionesenohiggins.blogspt.com

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Como lo dijiste antes, la agenda la tienes copada hasta Navidad...de todos modos, espero que puedas hacerte un tiempito y leer una pequeña sorpresa que dejé en mi modesto Blog.

Saludos cordiales y que estés bien.

Daniel Mercado dijo...

Creo que en general nos hemos ido acostumbrando a vivir atropelladamente. No agrada detenerse a pensar en lo que se hace o hizo.
Creo que al respecto tenemos buena parte de culpa como iglesia. Se ha confundido pecado con muchas cosas, de manera que parec�a, en algunos momentos, que hasta el m�s peque�o disfrute deb�an ser vistos con sospecha, generando culpas enfermizas.
La confesi�n, actualmente, y de eso da muestra este tu post, se va convirtiendo cada vez m�s en una oportunidad de crecimiento y no una imposici�n.

Águila libre dijo...

Hola Cristián: creo que una vez te comenté, me da terror confesarme desde aquella vez en que el sacerdote me retó.

Se todos los pasos y lo que es necesario para una buena confesión, además del exámen de conciencia, es tener la absoluta seguridad de no volver a cometer ese pecado, sino, no vale.

Te dejo mil cariños y harta fuerza y energía para poder hacer todas tus cosas este fin de año.

Un abrazo,

Pay

San Blog dijo...

Mi padre Cristian
Qué tema tan interesante este de la confesión. Yo también encuentro muchas dificultades cuando siento tanta superficialidad en la conciencia de tantas personas y como sacerdote reconozco que las nuevas generaciones de sacerdotes nos falta más trabajo de dar a conocer los sacramentos a los fieles. Hay incluso parroquias donde no se encuentra casi nunca sacerdotes disponibles para la confesión. Ojalá todos saquemos esos espacios valiosos para la gente.
Y gracias por el comentario en mi blog por la paz de Colombia y ánimo a madrugar, jejeje.
Y de lo que le conté un día por internet ya estoy muy bien, gracias al Señor. La tempestad ha ido pasando.
Un abrazo desde Jerusalén, la ciudad santa.

Aire dijo...

Hola Cristian.. la verdad que me llamo la atencion esta publicacion por eso vengo a ti y te doy mi punto.

Lamentablemente la Iglesia catolica me saco de su fila por una situacion vivencial personal, solo por eso ya no practico ese sacramento y por ende otro mas. Son las doctrinas las que me "divorciaron" y lo pongo entre comillas porque realmente aun me siento parte pero son ellos quienes no me admiten... jajaja...
ni modo.

Besos,
Aire
.

Sailorpelusona dijo...

Cuando hay arrepentimiento, hay perdón. Quizás no necesitemos la absolución de un sacerdote, pues el sencillo gesto de sentirse avergonzado por la acción realizada frente a nuestro Dios, nos permite acercarnos una Micra hacia el cielo. Hace mucho que no me confieso, de hecho me avergonzaría mucho confesar a otra persona, todas las cosas que me alejan de mi objetivo final. Solo acerco mi alma al cielo un momento, y pido perdón todos los días, por las cosas malas y por las cosas que no dije, por las cosas que dejé pasar y que no detuve, por las cosas que pensé y deje de pensar, además de pedirle que me perdone por las malas acciones del día que comienza, porque mi naturaleza humana lucha día a día, hora tras hora y minuto tras minuto, con mi conciencia y muchas veces la vence. La confesión libera el alma de todos los males que hemos hecho y de los cuales tenemos conciencia, aunque también hay que pedir perdón por los que no recordamos o que la memoria oculta astutamente.

eys dijo...

Hola, mi nombre es Sofia y en verdad no se como pero llego presiso esta pagina a mi correo creo que es por uno de mis contactos; espero que estas lineas lo pueda leer ya que es de suma urgencia confesarme pero no se como no soy catolica y nunca me he confesado pero tengo la necesidad de hacerlo con Usted y la verdad no se porque. espero se pueda dar muy pronto si no tendre que esperar. Se lo agradesco anticipadamente.