martes, febrero 05, 2008

Ven y se mi luz


Durante estos días en la parroquia, he tenido tiempo para leer, a pesar de mis constantes dolores de cabeza, pero creo que eso es producto del cansancio, da lo mismo. Lo interesante, es que he podido encontrar cosas muy edificantes por internet, que me alimentan espiritualmente para tener el corazón encendido. Una de ellas es la publicación que apareció el año pasado, sobre la "noche oscura" de la Beata Teresa de Calcuta, cuya riqueza espiritual nadie puede negar. El postulador de la Canonización de la Madre Teresa, el padre Brian Kolodiejchuk, publicó el libro en Septiembre, y en él nos revela cartas de esta mujer en donde se habla de que habría pasado largas décadas de lucha espiritual por no tener certeza de la existencia de Dios, lo que habría hecho que su fe dudara... leer estas palabras, sin duda para un no católico, serían el comidillo para decir que Dios nunca ha existido, pero para nosotros, no debe ser escándalo el saber que un ser tan extraordinario como Madre Teresa pudiera haber pasado por esta sequía. El libro se ha titulado Mother Teresa, come be my ligth (Madre Teresa, ven y se mi luz) y recoge las cartas espirituales que ella escribía a su director espiritual.
¿Cómo se explica entonces, que ella tuviera estos vaivenes en su vida espiritual? La respuesta, no es fácil. Mi pobre teoría va de la mano del amor y el sufrimiento. En una de sus últimas entrevistas, ella dijo lo siguiente cuando le preguntaron respecto de estos dos temas:
Usted suele afirmar que no hay amor sin sufrimiento.

Teresa de Calcuta: Sí, el verdadero amor hace sufrir. Cada vida y cada relación familiar tienen que ser vividas honestamente. Esto presupone muchos sacrificios y mucho amor. Pero, al mismo tiempo, estos sufrimientos se ven acompañados siempre por un gran sentido de paz. Cuando en una casa reina la paz, allí se encuentran también la alegría, la unión y el amor.

Paz, mezclados con amor y sufrimiento dan honestidad de vida... ¡que sabia ella! solo eso puden hacer salir a una persona de una crisis de fe, porque la purifican, ha dicho la Superiora de las Misioneras de la Caridad, la Madre Nirmala: 'Esa fue la forma de Dios de guiar a la Madre Teresa'.
¿Quiénes pasan por estas noches espirituales? Todos los santos, de eso no hay duda. Me imagino que desde San Pedro hasta el último de los beatificados lo han vivido. Es un período de dudas, dejación y sequedad en el alma, que nada parece saciarlos, nada les deja afectos sobre los que rehacer el camino, y se mueven solo por fe... he leído que Madre Teresa estuvo 50 años así, casi desde la fundación de la primera casa Tabernáculo en Calcuta...
El libro, recién será publicado en Mayo en España, y en América, ni idea... será todo un desafío leer tanta riqueza sin que se te escape nada de él.
La verdad, es que escribir sobre este tema, me provoca muchas cosas, especialmente pequeñez y poca certeza, porque jamás he experimentado algo así, y porque temo equivocar el sentido de las palabras, que siempre quedarán cortas para expresar lo que quería decir, especialmente de esta mujer maravillosa.
No se que más decir del tema, como les digo, con temor y temblor me largué a escribir esta nota, porque creo que su testimonio, traspasado por el Amor de Dios, por la Presencia de Jesús en la Eucaristía - único legado espiritual y herencia que ella dejó a sus seguidoras, junto con los pobres del mundo - y por su convicción de que el Señor se le mostraba en el rostro de los más pobres entre los pobres, no hacen más que hacerla una de las mujeres más influyentes del siglo XX, y no hay duda que una de las más importantes dentro del catolicismo.
Bien, cuidense. Bendiciones.

21 comentarios:

Alemamá dijo...

Se ha dicho muchas cosas muy feas sobre este asunto por personas que creen que por pasar por esto y seguir adelante es senal de hipocresía y no de heroísmo como en realidad es.
Es lo m´s duro que puede haber en la vida espiritual, por eso Dios sabe a quién se lo da.

Descanse, padre, lo necesitamnos sano.

Blood dijo...

Desde mi personal y egoísta punto de vista pienso que en eso radica el sentido del verdadero religioso: el entender que aquello que existe no requiere de fe sino de certeza. El verdadero religioso no necesita creer en Dios, simplemente porque sabe que existe. Así, todo conflicto posible dentro de su alma inmortal desaparece en el acto.

Saludos sangrientos

Blood

Blood dijo...

Gracias por el cuento Cristián, toda creación es bienvenida.

La Hormiguita Cantora dijo...

La otra vez estuvieron comentando en tv algo por el estilo respecto a las supuestas dudas de Santa Teresa.

Pero creo que es aun mas honesto de su parte mostrar incluso esta arista de su camino espiritual.

Siempre habra quienes quieran tergiversar cosas. Nada que hacer.

Saludos y feliz verano!

DE LA MANO DE TERESA DE JESUS dijo...

Hola Padre

Este escrito me ha llevado a la noche oscura de San Juan de la Cruz, o a la gran oscuridad que experimento San Fancisco de Asis, y sin ir muy lejos la gran sequedad de Santa Teresita del ni�o Jesus, que dice que caminaba solo por fe. Asi prueba Dios a los que mas ama y creo que la Madre Teresa a sido una de sus predilectas!!!

Lo segundo es que para gran sorpresa nuestra nos otorgaron el premio �ICUE� premia la creatividad y el dise�o. Nosotros te lo hemos querido otorgar a vos.

Solo tenes que pasar por nuestro blog levantarlo y pegarlo en tu blog.

Que Dios te bendiga y hasta cada oracion.

Dario dijo...

Mas de una vez lo he manifestado, la fe no se pierde, solo se debilita.

Pero mientras amemos a alguien en este mundo, sintamos alegria o pena, extrañemos a personas, animales y admiremos la naturaleza, estaremos impregnado de Dios....la creacion es permanente y debemos tratar de sentirla y disfrutarla tanto como sentimos y disfrutamos el viento...

Amar es vivir, vivir es estar con Dios, estar con Dios es amar....Un abrazo Pdre.........
(sin acentos)

Oscár dijo...

Gracias por comentar al respecot padre y que s emejore de sus dolores de cabeza pronto. ¿ya ha leido el libro?, me gustaría leerlo, por supuesot que muchos santos han apsado por esa noche oscura, a mi en realidad no me gusta habalr de que Dios pone a prueba a las personas, mucho menos proyectarlo hacia las acciones del demonio. Parecieran cosas normales, que nos sucederían a todo, pero está aquello de que ¿sin preguntas hay respuestas?, me imagino el gozo de la hermana al llegar a los brazos de Dios.una vez mas, muchas gracias.

Jazmin dijo...

Es uno de los testimonios mas bellos que tenemos los catolicos en el mundo, la vida de esta mujer sus sacrificios, problemas, su ansia de hacer el bien y alabrar a Diso en el dia a dia en sus actos...
y bueno quien perfecto que no pueda dudar, es una historia de vida digna de reflexion...

un beso...

Peque dijo...

Padre...pienso que es totalmente humando esos períodos de sequía y que Dios con todo su amor así lo permite, pero con un fin absolutamente sobrenatural...pero tal como ella lo hacía y muchos otros santos más....perseverar en su vida espiritual, no dejarse llevar por esos sentimientos, sino que luchar por Amor a Él...
Todo verdadero amor exige sacrificio....
Un abrazo
Peque

Sonsoles dijo...

hola me he introducido en tu bloq, porque me ha interesado mucho es
te tema. Vamos a ver, Santa Teresa de Calcuta, además de ser Santa, fue humana como todos nosotros, todo el mundo, cuando pasa incertidumbres, penalidades y enfermedades, puede dudar de la grandeza y la existencia de dios, y es posiblemente lo que le haya pasado a Santa Teresa de Calcuta, que repito, fue humana. Yo por suerte estoy aprendiendo a ver a Cristo en la enfermedad, y doy gracias a Dios que me conceda ese don, porque aún soy muy joven, y puedo aprender a ver a Dios en diversas situaciones.
Bsos.
Espero que la espera de Jesús resucitado, sea una espera de paz y reconciliacion para todos.

Águila libre dijo...

Hola Cristián: siento que esos dolores de cabeza hay que ver por qué los tienes. Y sea cual sea la razón hay que tratarlos.

La Madre Teresa de Calcuta es una mujer que entregó su vida a ayudar a los más desposeídos de este mundo, y por lo tanto un gran ejemplo de que Dios reinaba junto a ella. Que haya tenido crisis existenciales o dudas también es un ejemplo, todos tenemos dudas respecto a muchas cosas, pero si el convencimiento final es el bien, no creo que importe lo demás. Tal vez para ella fue aún más doloroso, pues siendo tan buena, más le debe haber dolido no haber siempre estado segura de la existencia de Dios.

Y con respecto a la familia, ¡¡¡¡que razón tiene!!!! pero todos los sacrificios llevan a lo más importante, por ver felices a los hijos vale la pena todo.

Un abrazo y por favor, revisa que pasa con tu salud.

Pay

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Qué queda para uno, pobrecito mortal...la Madre Teresa de Calcuta muestra su humanidad; porque claro, ¿cómo convencerse del todo de la fe en una divinidad cuando por todos lados se contempla miseria y abandono de seres que fueron creados por Dios?

Se requiere una fortaleza monumental para superar ese vallado. Saludos cordiales.

Luispdzp dijo...

Hola Padre espero que se encuentro mejor de salud, la Madre Teresa de Cálcuta como muchos otros santos son ejemplos para nosotros, ellos sufrieron mucho, tuvieron que pasar por muchas tentaciones, estaban en medio de la tiniebla, pero su fe en Cristo, los ayudó a conseguir la luz y a buscar su santificación, sólo esperando gozar de la promesa de la vida eterna. Si ellos lo hicieron, nosotros también, estos ejemplos nos sirven para obtener las gracias necesarias para lograr nuestra propia santificación.

Jazmin dijo...

Hola:
Padre espero recibas el premio...
pasa por mi blog
un beso...

Anónimo dijo...

que linda la cancion de tu blog...solo te quiero dejar un saludo y que tengas un super lindo dia

icue dijo...

Nos recuerda Vd. las palabras de la Madre Teresa:
Si el verdadero amor hace sufrir. Cada vida y cada relación familiar tienen que ser vividas honestamente. Esto presupone muchos sacrificios y mucho amor. Pero, al mismo tiempo, estos sufrimientos se ven acompañados siempre por un gran sentido de paz. Cuando en una casa reina la paz, allí se encuentran también la alegría la unión y el amor.
Que gran verdad, gracias por traernos este mensaje.

jose carlos dijo...

Hola gracias por tu visita, es un placer ser visitado por un sacerdote desde tan lejos. Guardaré tus blogs para visitarlos a diario. Un saludo desde Santiago de Compostela.

icue dijo...

PADRE cRISTIAN.
QUE ALEGRIA ESE AUMENTO EN EL CONTRAER MATRIMONIOS, ES UN TEMA MUY IMPORTANTE, SEGURO QUE LOS QUE vD. CASE SE LLEVARAN UN GRATO RECUERDO QUE LES DURARÁ TODA LA VIDA.
UN ABRAZO

Fr. Roberto Mena, S.T. dijo...

Te cuento que me tocó compartir con el noticiero Telemundo 52 aqui en los Angeles, California el contenido de ese libro de la Madre Teresa.

Las personas que no tienen fe no pueden entender plenamente la noche oscura.
En la Trinidad:
Padre Roberto Mena, S.T.

Armando Vallejo Waigand dijo...

Lo extraño sería no tener dudas. Pero las dudas no son exclusivas de los creyentes. En relación a la fe los seres humanos siempre partimos de la creencia o la increencia, en función, normalmente de nuestra educación. Y tanto en un lado como en el otro surgen las dudas naturales. La duda del agnóstico le puede llevar a la creencia a través del testimonio, la lectura curiosa del Evangelio, la apertura a la «escucha». La del creyente, también puede conducir al agnosticismo y muchas veces depende de la voluntad de creer. ¡Sí, la voluntad! Y no debemos escandalizarnos por ello. Además de tener la experiencia de Dios en nuestra vida, hace falta el componente del deseo de creer, naturalmente, basado en esas experiencias de fe vividas, el testimonio de otros, la exégesis bíblica, y todos los elementos racionales y experienciales de la existencia de Dios. ¡No nos avergoncemos de querer creer!

Una excelente reflexión Cristian.

Anónimo dijo...

Hola! Ese libro es "oro en polvo". Es una vida toda de Dios... una entrega plena. Si pueden lean Madre Teresa, ven sé mi luz. Nos ayuda a darnos cuenta que Dios puede obrar en nosotros, si ponemos todo nuestra vida en sus manos.
Gracias por compartir la fe. En la alegría de la María Santísima,
María (desde Argentina)