martes, junio 02, 2009

Nuevas buenas...

Hace mucho tiempo que no tipeo nada aca... muchos me preguntan qué pasó con este blog, que les gustaba encontrarse actualizado cada cierto tiempo. Reconozco que muchas veces pude escribir acá, pero la flojera pudo mas. Hoy, entre la parroquia y mis demás deberes sacerdotales, no siempre encuentro el momento para hacerlo. Hoy me doy esos 5 minutos que muchas veces me negué para actualizar.
Mi vida sigue estando ligada a la parroquia de Concón, en donde la activida pastoral no para... Ser sacerdote, y lo han leído acá, o escuchado por ahí, es una labor muy demandante y absorvente. ¿Le han preguntado alguna vez a sus sacerdotes cómo están? Se supone que siempre todos muy bien, pero no siempre es así. Probablemente están cansados... Lo digo por experiencia: junto con ser los 5 años más bonitos de mi vida, también han sido los más cansadores y desgastantes. 
Los sacerdotes tenemos una bonita, pero cansadora misión... y hablando de misión... ¿Se han dado cuenta de lo que la Iglesia nos pide hoy? Espero que si... hoy en América Latina se habla de una misión continental, destinada a retomar lo que no debió dejarse: Ser discípulos misioneros. No se trata de solo salir a la calle y hablar de Dios, sino más bien de vivir en una cultura misionera, en donde el Evangelio crezca en América por desborde de gracia más que por proselitismo. 
Cuando leí por primera vez esa frase hace un par de años, en el Documento de Aparecida, me pareció muy audaz, llena de fe y esperanza... y eso es lo que necesitamos: hombres y mujeres decididos y convencidos de que nuestro continente puede ser un lugar en donde Dios habite cada día en hogares, calles, plazas y malls... ¿Es imposible esto? No lo creo; solo necesita corazones valientes y entregados a la voluntad de Dios.
Bueno, espero retomar este espacio con más calma y tiempo en el futuro. Un abrazo y bendiciones...

9 comentarios:

Blood dijo...

Claro que se te echaba de menos. Pero creo que también tu cuerpo te debe echar de menos; mal que mal, es el continente físico de tu alma. Recuerda cuidarte amigazo, si quieres ayudar a otros debes estar bien tú primero.

Saludos sangrientos

Blood

Saulo Medina dijo...

Padre: un gusto que vuelva a escribir por estos lados. Dios le siga bendiciendo y fortaleciendo en esa bendita y cansadora misión.

Francisco Javier dijo...

Genial que lo tengamos de regreso. Un abrazo fraterno. Saludos.

Francisco.

Les invito a pasar por mi blog:

www.vitaego.blogspot.com

dimas dijo...

No hay varon virtuoso que trabaje por Dios.
Al que no le crezca el ánimo enmedio de las dificultades.
Aunque a veces el corazón este destrozado.

Un fortisimo abrazo y bienvenido.

Maria Laura dijo...

Bienvenido a SU BLOG. Si se le extrañaba en este lugar. Y no soy solo yo.Gracias a Dios. Bendiciones.

Joan dijo...

Nesecito ayuda
Hoy me paso ver mi vida en un instante es poreso qe estoy aki preguntandome qe es la vida en realidad.
Me estaba ballando y me quede pensando que haria con mi vida mientras este vivo, yo ¿le tengo miedo a la muerte?, a lo qe le tengo miedo es qe pasa conmigo despues de morir, hacia donde voy? o simplemente estoy muerto sin recononcer nada.
Se que la vida solo se da una vez y qe el tiempo no se detiene, tarde o temprano llegara el momento. Me puse a pensar por un rato y creo qe hay qe disfrutar de la vida mientras pueda. Reflexionen por un rato qe tan maravillosa es la vida y de pronto se va.

raya2mtyjiaa@hotmail.com

icue dijo...

Padre Cristian, notaba mucho su ausencia, siempre es para mi una alegria recuperarle de nuevo, no olvido su ayuda en los inicios de mi blog, con todo afecto y cariño

Rosario dijo...

Hola Padre Cristián...que bueno que haya vuelto a bloguear!!
Si que debe ser un tremendo trabajo el suyo...es una vocación maravillosa y llena de gracias.
Ojalá que este año especialmente dedicado a las vocaciones sacerdotales tenga grandes frutos y sean muchos los llamados.
Saludos!!!!

toñi dijo...

Hola ,soy Testigo de Jehová ,solo quería dejarte un enlace interesante basado en la biblia,te amndo saludos desde Madrid