miércoles, marzo 07, 2007

Derecho Canónico

Durante estos días, de vuelta del retiro, he debido dar la formación a los catequistas de la parroquia. Todos los años hacemos algún taller relacionado con el quehacer parroquial, y este año no es la excepción. Estamos hablando de Derecho Canónico, un tema que la verdad no domino 100%, pero que es muy apasionante.
Para quienes no lo saben, la Iglesia posee un derecho canónico, que ordena y rige la vida de todos los fieles católicos y su relación con el mundo. En realidad, es el segundo derecho canónico que poseemos, desde que la Iglesia es Iglesia. el primero es del año 1918, y anteriormente había recopilados particulares de normas dadas por los Papas, o bien más regionales o particulares, de acuerdo con lo que los Obispos disponían. El actual derecho canónico está muy en consonancia y el espíritu del Concilio Vaticano II, lo que hace que sin perder su fuerza legal, está muy inspirado en el espíritu evangélico que el Concilio de los años 60 quiso darle a la Iglesia.
Cuando en el seminario estudiaba derecho canónico, la verdad es que no le encontraba demasiado sentido, o más bien, no lo entendía claramente: tanta ley, tanto término juricista... Para ser sinceros, hoy tampoco lo domino a la perfección, pero los pocos años de ministerio, ya me dan una visión más clara y pastoral del mismo. Mientras preparaba los temas, he pensado en cómo sin darme cuenta, en el ejercicio del ministerio pastoral he aplicado el derecho como si fuera un verdadero letrado del mismo... es extraño, pero debe ser la acción del Espíritu Santo.
Creo que a todos nos suena difícil seguir las leyes, especialmente cuando nos hacemos esclavos de ellas, pero se hacen más llevaderas cuando las interiorizas de corazón y eres capaz de encontrar el sentido profundo y el espíritu que quieren comunicarnos. En el caso del derecho canónico, solo quiere darnos a conocer todos los derechos y deberes que como fieles tenemos.

15 comentarios:

Blood dijo...

Obviamente no siendo católico es difícil aportar en este tema. Sin embargo me gusta el último párrafo: cuando las leyes (o cualquier conocimiento) se internalizan y adquieren sentido y espíritu, su seguimiento se hace mucho más fácil.

Saludos sangrientos

Blood

Anónimo dijo...

Padre Cristian:
Realmente es muy apasionante y formador el Taller, tanto asi que baje el Texto del Pueblo de Dios. Me interesa mucho saber deberes y obligaciones tanto de nosotros los fieles como de nuestros sacerdotes.Gracias y bendiciones. Maria Laura

Olie dijo...

Hola Padre:
Yo venía a recordarle que hoy es el Día Internacional de la Mujer, para que lo tenga en cuenta cuando le hable a sus parroquianas.
Estoy de acuerdo con la importancia del derecho en nuestras vidas, sobre todo con la internalización de aquellas reglas que nos garantizan un mundo mejor.
Saludos,

olie

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Derecho Canónico...yo tuve esta Cátedra durante mi paso por la Facultad de Derecho; no recuerdo el apellido del Profesor...pero es alguien que suele salir en la TV ante aspectos específicos del Derecho Canónico.

Un humilde apunte: no hay que hacerse esclavos de las Leyes, sino que amigo del Derecho...este es el principio básico por el cual ha de regirse todo ordenamiento jurídico. La ley es letra; el Derecho es espíritu.

Saludos cordiales.

Kromcvl dijo...

Yo con el misal Romano ya quedaba medio mareado, lo del derecho canonico no tengo idea de el, pero debiesen darlo a conocer a todas las personas que van a la parroquia digo.

Como talleres libres para las personas que quieran saber un poco mas.

Saludos!!

Armando Vallejo Waigand dijo...

Hola Cristian. Te agradezco mucho tus palabras en el comentario que publicaste en mi blog 'Soy cristiano'. He aprovechado para ojear los tuyos... ¿Te gusta el tenis? A mí también y lo practico con cierta frecuencia

¡Felicidades por la riqueza de tus pensamientos!

Acto seguido te añado a mis blogs recomendados.

Tadashi dijo...

Yo creo que eso es lo que nos falta a todos los católicos...

Dejarse de tonteras y seguir realmente las reglas...

O nos ponemos la camiseta y seguimos la ley, o en realidad no somos ni fú ni fá...

Y yo aún no tengo el coraje para ser de esos católicos de verdad...

Espero, con el tiempo y sabiduría, llegar a serlo...

Algo había escuchado del derecho canónico, pero nunca le había prestado atención...

Pero lo encuetro importantísimo...

Un gran abrazo, que bueno que estás de vuelta...

Saludos...

joseantonio dijo...

Gracias a Dios en la universidad tuve un muy buen profesor de Derecho Canónico, un maestro verdaderamente que incluso estuvo presente en la elaboración del actual código (1983)y pude de alguna manera quitarme una serie de prejuicios que muchas veces nos hacemos con respecto a las normas y leyes. Detrás de cada canon hay una historia, una teología y una manifestación de la vida de la Iglesia por lo cual también es posible hacer una interpretación y posterior aplicación a la vida… ciertamente el código no es un libro de espiritualidad pero permite que nos entendamos con claridad, es una valiosa “herramienta” de justicia y sobre todo que busca la “salvación” de los hombres que “es la ley suprema de la Iglesia” (como dice el último canon (1752) del código). Por lo menos trato de tener siempre presente esto último en el contexto que me toca trabajar (misiones) tal vez tan distinto al lugar en donde se elaboran las leyes.

Águila libre dijo...

Hola Cristián: no tengo idea del derecho canonico, yo sólo intento dentro de mi pecadora humanidad cumplir los mandamientos, pero de verdad, pucha que cuesta ser católico de verdad.

Mil cariños,

María Paz

Fabián dijo...

Cristian:
parece que las actividades parroquiales sen parecidas en todas partes... Yo también estoy poniéndo en marcha la catequesis parroquial (que se da en seis centros distintos). Hoy tuve reunión con los catequistas y hablamos de la metodología del encuentro catequístico. Pero la semana pasada, en la reunión con los coordinadores de cada centro, quise comenzar citando el Código. ¿Motivo? No un juridiscismo banal sino entrar en comunión con la Iglesia "católica" en el sentido de universal. Creo que es el sentido último de ese Código: ayudarnos a descubrirnos parte de algo más grande que nosotros a lo cual nos insertamos. Y, sobre todo, ayuda mucho a los laicos para enfrentar o sobrellevar las "locuras" del cura de turno... jaja!

Vladimir Urrutia dijo...

estimado espero que lo del retiro te llenase de gloria y paz.

gracias por tu saludo de cumpleaños.


saludos cordiales
vladimir urrutia

Achevé dijo...

Padre... por favor no te olvides de hablar de las prelaturas personales... y en particular de "La Prelatura"... ¿me harías ese favor?.

Reza por nosotros, por favor.

Achevé dijo...

Padre... por favor no te olvides de hablar de las prelaturas personales... y en particular de "La Prelatura"... ¿me harías ese favor?.

Reza por nosotros, por favor.

Cristian dijo...

Ya terminé el taller de Derecho Canónico, y para quienes les interese saber sobre el tema, o leer el Derecho Canónico, solo deben buscar en internet, hay mucho material al respecto, y muy bueno por lo demás, desde el mismo derecho, hasta comentario a algunos cánones.

José Luis Contreras Muñoz dijo...

Hoy estuv en una charla con un teologo colombiano,que habló entre otras cosas del cano 1324 ¿me puedes enviar el detalle de ese canon?