jueves, marzo 22, 2007

Vocación...

El domingo por la tarde participé de una profesión perpetua de votos de una religiosa Carmelita descalza, una monja de claustro. La ceremonia fue en el Carmelo de Viña del Mar. Nunca había participado en una ceremonia de ese tipo... Dios siempre nos sorprende. Había ido al Carmelo anteriormente, pero ese día fue especial. Para quienes no saben de este tipo de vida, ellas están en claustro, tras las rejas, por lo que solo a través de ellas hay contacto con la comunidad... al descorrerse las cortinas, ahí estaban ellas, una comunidad de más de 30 mujeres de distintas edades, radiantes, alegres, se veían felices...


La ceremonia, estaba enmarcada en una Eucaristía, presidida por el Obispo Diocesano, don Gonzalo Duarte, quien habló de San José (estábamos en las vísperas de esa fiesta), y todo era alegría. Las Carmelitas, como toda la vida de monjes y monjas, son comunidades de vida, en las cuales se vive en comunidad consagrando la vida a la oración, el silencio y el trabajo. Personalmente siempre me ha llamado la atención el monacato, su espiritualidad, su estilo de vida, el hábito, su desprendimiento, su entrega radicalísima... Lástima que Dios no me dió esa vocación.




Yo se que hay personas que no entenderán cómo hombres y mujeres pueden vivir encerrados, aislados del mundo, compartiendo siempre con las mismas personas y guardando decoro y silencio en sus actitudes. Y sin embargo, hay personas a las que Dios les regala esa vocación. Gracias a ellas, sobrevive la Iglesia, y ¿saben porqué? Porque ellas son el corazón de la Iglesia, ellas nos mantienen con la oración y los sacrificios... ellas rezan y se sacrifican por los que no lo hacemos habitualmente.




Durante la ceremonia, tuve otro regalo: me tocó dar la comunión a toda la comunidad que estaba tras las rejas que nos separaban... mientras les repartía la Comunión a través de una pequeña ventana, estaba profundamente emocionado por el regalo que Dios me daba... me entraba en la mente y el corazón muchos sentimientos, muchas cosas que siempre me he preguntado.




Al finalizar la ceremonia, en mi corazón había alegría por la Hermana María Magdalena (nombre religioso escogido por la monja) y por la comunidad, pero también algo de tristeza por tener que partir de tan especial lugar...




Cuando salí a la calle, y el viento golpeaba mi cara en la tibia noche viñamarina, pensaba porqué se veían tan felices... recordaba a nuestra Santa Teresa de los Andes (Carmelita, como ellas)... y me respondí algo que no tiene lógica a los ojos del mundo. La conclusión a la que llegué es que en realidad ellas son inmensamente libres tras esas rejas, y nosotros, los que estamos en el mundo somos los que estamos encerrados en él... ellas tienen la libertad, y nosotros, el encierro; ellas tienen un pedazo de cielo en la tierra, mientras nosotros podemos transformar esto en un infierno; ellas prefiguran la unión de Cristo y su Iglesia plenamente al desposarse con el Señor ahora, en la tierra, mientras nosotros seguimos arrancando de la consagración definitiva de nuestra existencia al Señor.




Se que ellas jamás leerán esto, pero me gusta pensar que gracias a ellas Dios me tiene acá, saber que por ellas la Iglesia continúa esforzándose por extender el Reino de Dios en la tierra, saber que por ellas nosotros podemos contar con una Alianza perpetua en la vida terrena. ¡Qué vocación más grande Señor nos regalas en la Iglesia!




Recen por ellas, que les aseguro que ellas lo hacen por todos nosotros.

17 comentarios:

José Luis Contreras Muñoz dijo...

Sus oraciones permiten que el mundo sea mejor .

Verónica Reyes Serra dijo...

Yo tengo una tía que es monjita y vive en claustro. Cuando la vamos a visitar, la vemos en una salita especial y a
través de una reja. Padre, quizás usted me pueda contestar esta duda ¿por qué las visitas tienen que ser con una reja? Es que, considerando que viven en claustro, sería rico que en las visitas se pudieran sentar en la salita al lado de los familiares para después despedirse de abrazo.

PD: miento, algunas veces sí ha salido al otro lado para darnos un abrazo, pero parece que no siempre se puede. A mí me encanta ir a ver a las monjitas: tienen un convento acogedor y muy lindo, es todo muy femenino y delicado, con imágenes hermosas del Señor y la Virgen. Además, siempre que vamos nos regala unas medallitas de la Virgen.

También tengo un tío que es Mercedario, pero su historia es distinta: le ha tocado viajar por casi todo el mundo. Incluso, estuvo en África.

Le mando un abrazo.

Achevé dijo...

Gracias a Dios.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Personalmente, claro que cuesta entenderlo...pero no por ello se deja de apreciar el sacrificio grato que se hace. Se dirá que no es natural que un ser social como el hombre viva en aislamiento permanente...pero hay excepciones y bienvenidas sean en la medida que no hagan daño.

Saludos cordiales.

Águila libre dijo...

Hola Cristián: una tia abuela de mi mamá, Margarita de San Juan de la Cruz (Vial Guzmán) fundó y dio a la Iglesia chilena, tres Monasterios Carmelitas Descalzas.

El Monasterio "Jesús María y José" lo fundo ella, en San Bernardo para cumplir una promesa hecha a la Santísima Virgen cumpliendo una promesa que le había hecho a los 7 años de edad. Ella nació el 13 de junio de 1848, entro al monasterio el 24 de noviembre de 1869 y murio el 19 de julio de 1919.

Como era tan santa, antes de morir, se deshizo de todo lo que pudiera en algún momento convertirla y presentarla como beata y después en Santa, pensando siempre que eran otras quienes debían tener ese lugar.

Yo conozco ese Monasterio, por ser pariente tuve la oportunidad de ir allá con una tía que ya murió y nos entregaron una reliquia de ella, un pedacito de pelo. (Creo que lo heredo mi hermana).

Te cuento esto, porque no sé porque habiendo tantas personas entregadas totalmente a Dios en mi familia, yo soy el cordero descarriado, pero siempre teniendo presente, que de verdad ellas están mas libres que nosotros de todas maneras. Y es increible, son lo mas amorosas que hay, hablan con tono bajito, no gritan, dentro de sus habilidades, hacen unos preciosos rosarios que esos si están autorizadas a vender.

Recordé lo lindo que fue estar ahi ese día.

Mil cariños,

María Paz

princess olie dijo...

Cuando llegué a Santiago, viví por año y medio en el Pensionado Universitario San José, de las Hermanas Carmelitas Teresianas Misioneras. En la actualidad, en el mismo sitio se levanta la Universidad UNIACC (Avda. Salvador 1222).
Pero le aseguro que yo admiro mucho más la labor del cura párroco, ése que está "donde las papas queman", el que realmente pone a prueba su fe, cada día, al tener que enfrentarse cotidianamente a los pesares reales del mundo.
Obviamente, sólo se trata de un orden de prelación, porque la oración simultánea esconde un maravilloso e indisoluble lazo con el Padre.
Gracias por su visita,

olie

marco Alberca dijo...

Hola Cristian, en primer lugar agradecerte la visita, ojala podamos seguir comunicandonos.
Al igual que tu valoro mucho la labor que desarrollan las religiosas de claustro, segui muy de cerca el trabajo de la Hermanas Clarisas y aca en Chiclayo donde vivo, hay un santuario, de Carmelitas, son muy buenas, (tres de ellas fueron mis alumnas), y su labor como tu lo dices es callada pero muy efectiva.
Tu blog es muy bueno, me agrada porque transmite mucha espiritualidad.
Que Dios te siga bendiciendo a través de tu vocación sacerdotal, particularmente valoro, quiero y respeto mucho a los sacerdotes, Dios puso en mi camino a buenos y santos sacerdotes.
Una vez más gracias por la visita, nos seguimos comunicando.
saludos, Marco.

José Luis Contreras Muñoz dijo...

Y el canon cuando?

Cristian dijo...

A responder...

JOSE LUIS CONTRERAS MUÑOZ: Eso es cierto... ellas nos permiten con su oración vivir en un mundo mejor. Ya le mandé el canon al correo. Bendiciones.

VERÓNICA REYES SERRA: Los claustros son para significar de modo más profundo su separación del mundo... esa era la idea original del monacato, y que se conserva hasta el día de hoy. Cuando veas a tu tía, dale mis saludos, aunque talvez nunca nos conozcamos... igual dale saludos y las gracias de mi parte. Además un tío mercedario... que bien... Bendiciones.

ACHEVÉ: Si, gracias a Dios por el regalo que nos hace en ellas. Bendiciones.

LUIS ALEJANDRO BELLO LANGER: En realidad para este tipo de vocaciones hay que tener una fortaleza mental y espiritual muy fuerte. Yo personalmente la admiro en extremo... y cada vez que puedo ir a un retiro, o a descansar, pienso en un lugar así primero. Cuidate, bendiciones.

AGUILA LIBRE: Tu cada día me sorprendes más... 3 monasterios!!! Conozco el de San José en el sur de Santiago, una vez estuve alli. Arráncate a él cada vez que puedas, allí se respira otro aire. Bendiciones oveja negra... jejeje.

OLIE: Mira, ambas vocaciones son necesarias para la vida de la Iglesia, los que estamos en contacto directo con la gente, y los que se consagran para la oración y trabajo silencioso... te aseguro que dentro de un monasterio la fe también se pone a prueba, y claro, la oración es el lazo que nos une... yo tengo una madrina espiritual en el monasterio Benedictino de Quillota. Bendiciones.

MARCO ALBERCO: Gracias por volver acá después de habernos perdido ambos de nuestros blogs... Bendiciones.

Anónimo dijo...

yessenia: cuando estuve enferma, mi mamá hizo una manda a Santa Teresita de los Andes, sin saber que una amiga que visita el claustro les habia pedido a las monjitas que me tuvieran presente en sus oraciones,gracias a todo esto me salvé. Mi mamá se vistió todo una año de color café. Lo que ahora disfruto es en gran parte a sus milagrosas oraciones. Gracias Cristian por este regalo,contigo la tecnología tambien se pone al servicio de Dios.

Anónimo dijo...

yessenia: cuando estuve enferma, mi mamá hizo una manda a Santa Teresita de los Andes, sin saber que una amiga que visita el claustro les habia pedido a las monjitas que me tuvieran presente en sus oraciones,gracias a todo esto me salvé. Mi mamá se vistió todo una año de color café. Lo que ahora disfruto es en gran parte a sus milagrosas oraciones. Gracias Cristian por este regalo,contigo la tecnología tambien se pone al servicio de Dios.

dimas dijo...

Padre Cristian, ya traduje la canción. Un saludo

Ferípula dijo...

Mi amigo Dimas...
Hola Cristian!!! No sabes la alegría que fue verte en mi blog!

Y tu experiencia fue hermosa. La cercanía con la presencia de Dios siempre hace bien, manifestada en Hermanas especiales, cuánto más..

Dios te bendiga y te fortalezca en tu preciosa Misión: alabarle a El, nuestro amado Dios.

Un abrazo argentino!

San Blog dijo...

Padre Cristian.
Estoy encantado leyendo su experiencia con las Carmelitas el día de la Profesión Solemne de la Hna María Magdalena.

Entiendo sus sentimientos porque soy carmelita y he sido testigo de la vida de ellas en Colombia y aquí en Tierra Santa.

Le pido a Dios que algún día nos podamos conocer porque siento que es un sacerdote muy enamorado del Señor y de su ministerio.
Unidos en la oración.

Daniellha dijo...

Padre Cristian...mi agradecimiento eterno, por sus oracines y acompañarenos en estos duros momentos. Hoy gracias a Dios, a usted a todos Marcel ha regresado, si puede le deja un comentario en mi blog. Me pidió hasta una canción. Lo espero. Que Dios lo bendiga.
Un abrazo.

Cristian dijo...

Más respuestas...

YESENIA: Gracias amiga por tus palabras. Nos comunicamos por msn. Bendiciones.

DIMAS: Gracias capitán por traducirla... muy buena la canción. Bendiciones.

FERÍPULA: Gracias a ti por venir acá también. Bendiciones.

SAN BLOG: Mi padrecito, que bueno que está en el aire nuevamente. Siga estudiando, pero con mesura, que el ciber espacio también le necesita a ud. Bendiciones.

DANIELLHA: Yo también me alegro que la cadena de oración que iniciaste junto a Gabriel haya sido exitosa... a seguir rezando. Bendiciones.

Anónimo dijo...

Muchas gracias por compartir el amor de Dios. Es lo único que tengo en la vida en estos momentos pues mi esposo está momentáneamente lejos y Dios me protege a través de religiosas.