martes, mayo 13, 2008

13

Hoy, no escribo por ser martes 13, dia que algunos pueden creer es de mala suerte; lo hago porque hoy 13 de Mayo, es el día de Nuestra Señora de Fátima... la misma que se apareció a tres niños en Porugal, por allá por 1916... y que tantas gracias ha derramado en el último siglo, como también muestras de amor y cariño de parte de Dios a través de su Madre Santísima.
Para algunos, Fátima solo será signo de festinar respecto de los tres secretos (ya dados a conocer), y que tenían relación con algo que pasaría en el mundo... Ciertamente así era... el sufrimiento y la purificación de muchos para dar testimonio de lo que creen; no por nada, la Iglesia acaba de vivir el siglo de martirios más descarnado que jamás vivió. La oración como arma para ser perseverantes en el camino de la fe, y el atentado contra el Santo Padre.
Quisiera detenerme con el tema del sufrimiento, porque la carta de Santiago, que comenzamos a leer ayer en la liturgia de la Misa, nos hablaba sobre la paciencia, como la paciencia produce fe y da frutos... decía: "Alégrense profundamente cuando se vean sometidos a cualquier clase de pruebas, sabiendo que nuestra fe al ser probada, produce la paciencia"... la paciencia, como sabemos, viene del latín pati, que significa "sufrir"; por tanto, el paciente, es el que sufre... desde esta lógica cristiana, el mensaje de Fátima es actual, y creo que aún se cumple sobre todo cuando vemos hechos como los que Dios nos ha mostrado a través de la naturaleza en Chile y otros países.
Se que no todos entenderán la lógica de estas líneas, pero no es mi intención molestar ni ofender a nadie, solo mostrar que la fe es lo que realiza y transforma el sufrimiento, el dolor y la pena en fortaleza. En la fe cristiana este es un pilar, y no podemos sacarle el cuerpo al sufrimiento. Creo que la Penitencia ciertamente ayudará a mitigar tanto dolor en muchos hermanos... hoy, ¿quién quiere hacer penitencia?
Es casi com medieval lo que escribo; y sin embargo, creo hoy por hoy que es tan necesario, de verdad.
Cuidense, les escribiré en la medida que puieda... no se pierdan, no de este blog, sino del camino del Señor. Bendiciones.

9 comentarios:

Juan Fuentes dijo...

Paire Cristian, desde que llegamos a Maipú con mi esposa hace 8 años, que me he ido volviendo cada vez más mariano; nuestra comunidad se llama "Nuestra Señora de Lourdes", por lo tanto pasamos pegados de la Virgen para que nos lleve a si Hijo.
Por eso es que las apariciones de la Virgen surgen como otro signo de Pentecostés, de Dios que se hace presente en medio de sus hijos y no los deja solos, porque sólo basta con remover un poco de nuestros egocentrismos para darnos cuenta que Dios está en lo más profundo de nuestro ser.
¡Feliz Pentecostés!

Alemamá dijo...

¿Pedir disculpas porque hacemos penitencia, nos mortificamos y consideramos que el dolor tiene algo que trasciende y hace bien de un modo misterioso? todo un síntoma, padre, pues el hedonismo nos tiene tan pescados que suena "medieval" declarar como positivo el medio que el Hijo de Dios hecho hombre eligió para redimirnos del pecado sus consecuencias. Ya lo dijo san Pablo: falta completar lo que falta a la redención en nosotros, en nuestra carne y eso hoy como ayer.
El dolor puede ser de cualquier tipo y no hay que andarlo buscando: impajaritablemente aparecerá en nuestra vida y lo más sabio es hacerlo redención también.

Saludos, que bueno que andaba vivito y coleando.

JORGE dijo...

Apreciado en Cristo Christian,

Como siempre, me doy un salto por esta parte del camino, y me doy con esta hermosa entrada, que es una bendición.

Nuestra sociedad nos dice "deja de sufrir", y nos ofrece soluciones temporales y finitas, que en algún momento se extinguirán, y nos decepcionarán.

Yo soy médico, veo muy de cerca el dolor. Y muchas veces he sido testigo de cuan ciertas eran las palabras de Juan Pablo II, cuando decía que los momentos de dolor: "para algunos han sido los momentos más importantes de su vida. Si hasta he visto a familias separadas por el egoismo, unirse por el dolor.

Gracias y bendiciones

Oscár dijo...

muchas gracias por la clase Hermano!...Dios te Bendiga...por cierto ene stos días vi un programa sobre Santa teresa de los Andes, me acorde de todos ustedes los que viven en la republica austral...Dios los Bendiga a todos, pues.

Tu hermano. dijo...

Un saludo enorme, hermano.

Como una sencilla aportación, decirte que se te pases por www.novena2008.es y veas la preciosidad de página que una parroquia de Ourense montón para la novena de Fátima de este año.

Un saludo en Cristo.

Águila libre dijo...

Hola Cristián: ¿cómo estás? espero que muy bien. Yo regio gracias a Dios, las niñitas también.

Yo creo que todo el dolor, sufrimiento y las penas nos hacen fuertes, ante las siguientes pruebas porque nos dan la fortaleza que tu dices para aceptar los designios de Dios tal como vienen.

Lamentablemente en este tiempo quienes nos atrevemos a decir nuestra fe somos atacados, pero eso no impedirá que sigamos con lo que nosotros sentimos bien fuerte en nuestra alma.

Te dejo un gran abrazo,

Pay

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Mucho he oído acerca de los Secretos de Fátima...pero darles un aire demasiado fatalista me parece excesivo. Alguien dijo que ya no hay misterio acerca de esos Secretos, así es que mejor dejarlo así.

Saludos cordiales.

DE LA MANO DE TERESA DE JESUS dijo...

Que buena reflexion sobre la paciencia. Es tan cierto lo del sufrimiento, la sociedad hoy nos propone la FELICIDAD de mil maneras y un gran NO al sufrimiento. Por lo tanto somos cada vez mas infelices ya que la felicidad que nos venden no existe y no sabemos afrontar ni ofrecer dandole el valor redentor que tiene el sufrimiento.

Gracias por mostrarnos un aspecto mas sobre la paciencia y exhortarnos a reflexionar sobre el sufrimiento desde la fe.

Que Dios te bendiga.

Day dijo...

..buena lectura,sobre todo para los que no sabemos mucho sobre Fátima..y sobre todo lo importante de ser paciente :)gracias.

Un abrazo Cristian.