domingo, agosto 13, 2006

Vida de un cura

Esta noche, cuando ya ha pasado la media noche quisiera contarles cómo es un día en la vida de un cura de parroquia. Debo aclarar que no todos los días son así, pero a veces tocan días muy pesados. Les cuento algo del sábado que hace 10 minutos quedó atrás.
Mi día se inició a eso de las 6 y 10 de la mañana: como era sábado, estaba invitado a la comunidad de madrugadores de Los Pinos (Ya les he contado algo de ellos); allí celebramos la Misa a las 7 de la mañana, al aire libre, compartimos la Palabra de Dios y comulgamos el Cuerpo de Cristo. Es bonito comenzar el día con la Eucaristía, eso te aclara la cabeza, te ayuda a ordenar el día, sientes que partes de un modo distinto. Habitualmente el día de un cura comienza con la oración de Laudes, así es que partir con Misa, es genial. Luego de un desayuno, me vinieron a dejar a la parroquia a mi y al seminarista que me acompaño.
Rápidamente, tomé el bolso y salí hacia Valparaiso, tenía en la casa de la Pastoral Juvenil una jornada sobre discipulado que dictaba el ISPAJ: Estuvo bueno, se nos dieron algunos criterios que pretendo ponerlos por escrito para trabajarlos con los jóvenes, que siempre son desafío para mi. Quisiera tener muchas veces más tiempo y receptividad con ellos para trabajar, algo hago, pero siempre creo que es poco. Allí estuve hasta la una de la tarde; en la micro, aproveche de rezar (en la mañana), por lo que en la vuelta a Concón, me vine escuchando algo de música... ¿que tipo? De todo un poco, desde radios de música del recuerdo, pasando por radios de música latina, hasta radios de corte juvenil, para saber qué es lo que escuchan los jóvenes.
Almorcé pasadas las 2 de la tarde, me vine al computador a terminar la homilía que había iniciado en la semana. Preparar la homilía demanda tiempo, al menos para mi, que me cuesta predicar. Para prepararla, me encomiendo al Espíritu Santo, leo los textos, leo algún comentario y escribo. Además de escribirla, la mando a muchas personas por correo electrónico y la subo a este blog... según queda consignado en el blog, hoy la subí a las 3 y 17 de la tarde. Ya tenía a esa hora en la cabeza una bendición de una pareja que querían bendecir sus argollas y una Misa con los jóvenes de Confirmación a las 5 de la tarde.
Imprimí la homilía, a las 4 de la tarde, ya estaba con los monitores preparando el lugar para la Misa, y cerca de las 5 hice la bendicion de argollas. Pasadas las 5 comenzó la Eucaristía con los muchachos; muchos de ellos se muestran distantes, o indiferentes. Tratamos de hacerla muy pedagógicamente, explicando lo que hacíamos, comentando entre todos las lecturas, pero ellos, siempre se muestran tímidos... ¿Qué quieren hoy los jóvenes?, ¿Que buscan?, ¿Qué les pasa por su cabeza?... me lo pregunto, y aún no tengo respuestas. La Misa terminó pasadas las 7 de la tarde.
Ya tenía encima la Misa en la sede parroquial, a las 7 y media de la tarde, por lo que me fuí a la sacristía a esperar la hora. Allí pude rezar un breve instante antes de la Misa, la que terminé a las 8 y media. Confesé un rato, a las 9 cené con los otros curas mientras llegaban los seminaristas que estaban en sus comunidades. Cerca de las 10 salí a caminar con uno de los seminaristas: esto para mi es necesario, increiblemente me relaja y me sirve para profundizar en la relación con los seminaristas que hacen su año pastoral en esta parroquia.
Pasadas las 11 llegamos, me senté a actualizar otro blog que tengo... (es de tenis) y pensé en escribir esto... no quise molestar a nadie con este post, solo contar lo que hacemos los curas. Ahora, me iré a acostar, a rezar las últimas oraciones del día porque mañana hay que levantarse a celebrar el Dia del Señor. Bendiciones a todos.
Hasta la próxima...

8 comentarios:

Jose Menchon dijo...

ANIMO Y ADELANTE!!!!Tener un sacerdote fiel hace bien a todo el mundo....tu fidelidad tambien llega a España!!!!

Anónimo dijo...

Me encantó saber algo más de tus días. Animo que no estás solo, muchos rezamos por tí y por las vocaciones religiosas. ¡¡¡Necesitamos más sacerdotes!!!
Unanse en la oración.

Eileen.

Carito dijo...

Querido Padre, claro que es difícil y esta recién empezando...pero a los seguidores de Cristo nos gusta abrazar la cruz.
Veo super difícil que el Padre Mario se acuerde de mi, la conversación más reciente fue el año 2002 , él me ayudo a conseguir el permiso para hacer clases de Religión en el colegio Villa Aconcagua, se porto maravillosamente bien!!..él sabia que recién estaba empezando a "ser" católica, y aún así confio en mi o más bien en el espíritu Santo.
Todos los domingos iba a misa, pero luego desaparecí..jeje..el amor me vino a buscar, me case en Noviembre del 2002 por el civil y en Enero del 2003 por la iglesia, y desde ese tiempo que no conversamos.
Por qué??..mmmm.....buena pregunta, creo que por la misma razón que no consigo conversar con mis amigos y muchos de mis parientes cuando voy a Chile, el tiempo pasa volando...es raro esto de tener una nueva familia (la de mi esposo) cobrando visitas y asi el tiempo pasa entre Santiago, Chillán, Concepción y por fín en mi Cóncón...
Yo también rezo las Laudes!!...los caminos del Señor son únicos; cuando llegue a Brasil, lo pase muy mal, primero el idioma desconocido, salir de casa por primera vez y no "poder" ir a misa porque mi esposo no era católico y no conociamos ninguna iglesia cerca...pero luego nos mudamos a un condominio graandee que tiene su propia comunidad y misas todos los domingos!!..y asi mi esposo y yo conocimos la iglesia y a nuestro Padre Manoel, hicimos el encuentro de matrimonios y todo cambio, fue en ese momento que Jesús nos llamó, ahora somos Ministros de eucaristía y caminamos hace poco más de un año en la segunda comunidad del Camino Neocatecumenal de nuestra parroquia, se podría decir que aprendimos a rezar en portugues, las Laudes hora media vesperas y completas son rezadas en portugues, nuestra Biblia es en portugues la Biblia de jerusalen, que fue dada por nuestro obispo Don Emilio en una ceremonia linda del Camino Neocatecumenal.
En fín...uf..esto quedo muy largo!!..
En resumen, mis papás no son católicos, mi padre incluso se dice ateo..así que tampoco el Padre Mario los conocerá, pero mi esposo y yo, si viajamos a Chile este año, lo iremos a visitar, claro que si, para que nos de su bendición...me encantaría poder esta más cerca y ayudarlo a trabajar con los jovenes a mi me encantan, y me llevo muy bien con ellos...quien sabe....aún no sabemos que pasará...en una de esas el proximo año estamos más cerca.
Un gran abrazo

Mauricio dijo...

Querido amigo y hermano Cristian, me da mucha alegría que estés desempeñando tu apostolado con alegría y fidelidad. Uffff, pienso que si conversaramos las distintas actividades pastorales que se nos encomiendan, estaríamos varias horas charlando. Lo importante es estar feliz, hacerlo por amor a Dios y a los hermanos. Me impresiona tu transparencia, especialmente por este medio...creo que has sabido aprovechar muy bien la tecnología; en cambio yo comienzo a utilizar estas cosas.

Ánimo hermano con los jóvenes, tú eres bastante joven, debemos tratar de entrar en su mundo para salir con las cosas de Dios.

Un abrazo desde Santiago. Siempre te tengo muy presente y espero poder encontrarte en el ciber espacio para charlar un rato.

Unidos en la oración.

feliz día de la Asunción de nuestra Madrecita.

Tu hermano y amigo,

Pe. Mauricio

Gonzalo Verbal dijo...

Cristián:

Esto nos ayuda a valorar más y más a los sacerdotes, que se entregan de lleno a Dios y a los demás.

Y, por cierto, nos ha de motivar a los laicos a vivir una vida diaria muy ligada a Dios y al apostolado; desde nuestro trabajo, pero cerca de la Iglesia.

Aeronauta dijo...

Tengo un hijo preparándose para el sacerdocio.

No hay día que no rece por él y por todos : los buenos, para que no dejen de serlo; los "menos buenos" para que arreglen lo que más puedan con la gracia que no les falta; por los sacerdotes ancianos y enfermos; y por "MUCHAS Y SANTAS VOCACIONES" al presbiterado, diaconado, vida religiosa y laicales que son las siempre olvidadas, a las que pertenezco, y de las que salen las futuras vocaciones, ¿o no?

Estoy contenta de tener un nuevo amigo y quiero enlazarlo en mi sitio, pero ¿con cuál de todos los blogs? Tiene varios y siempre hay uno más regalón. Yo preferiría , por el estilo y temática del mío, que fuera bastante testimonial, como este maravilloso post en que se muestra la realidad "por el otro lado" esa que muchos no conocen y que es tan bueno descubrir.

¿Ha leído un libro de las Ediciones Palabra llamado "Vasija de barro" de Leo Tresse, arzobispo emérito de Detroit? Habla sobre un día en la vida de un sacerdote diocesano, y desde que lo leí, les tengo un respeto especial.

Saludos a Con-con

Aeronauta dijo...

Ah! Mi hijo cumplirá 31 en noviembre. Es ingeniero comercial de profesión civil....de ahí la diferencia en los tiempos de la ordenación, creo; ahora cambiará de "empleo"

¿Puede rezar por un sobrino de 25 con un cáncer muy malo diagnosticado tardiamente? Se llama Álvaro.

Cristian dijo...

Agradezco todos los comentarios. Aeronauta, a tu sobrino Alvaro lo tengo presente en la Misa. Dale mis saludos