miércoles, agosto 02, 2006

La muerte, comienzo de la Vida


He decidido escribir este post, porque mucha gente, cuando me toca presidir algún funeral, me han dicho... padre, qué lindo lo que dijo... ¿y qué es lo que digo? Muchas cosas, la verdad es que trato de dar esperanzas y fe en esos instantes en que hablar de vida, cuesta demasiado. La muerte es una experiencia límite, que nos lleva a pensar sobre el sentido de esta vida. Trataré de resumir brevemente algunas de las ideas que desarrollo durante la homilía:

  1. La muerte, es una experiencia que hace aflorar en nuestro corazón muchos sentimientos que no son coordenados ni mandados por lógica alguna. No hay que sentirse mal por sentirlos, son simplemente sentimientos, y ellos en sí, no tienen calificativo moral, ni buenos ni malos.
  2. Frente a la muerte, hay distintas visiones: para algunos simplemente es el fin de la vida, y todo termina allí, dentro de un ataud. Para los que tenemos fe, la muerte es un paso más en nuestra existencia; es el minuto del encuentro con Dios, nuestro padre, y por lo mismo, no debemos tener miedo a la muerte. La existencia no se acaba con la muerte, sino que se transforma.
  3. No tenemos cultura de hablar sobre la muerte, nadie nos habla de ella, nadie nos enseña a preparar ese minuto tan íntimo, tan importante, tan fuerte. Debemos enseñar a los pequeños que la muerte, es parte de la vida; de hecho, es una de las pocas certezas que tenemos acá en la tierra.
  4. La muerte es el minuto del encuentro con Dios: De Él somos, Él nos creo, por tanto, a Él volvemos una vez que se acaba la vida terrenal. La vida es de Dios, Él la da, y Él la reclama cuando nos quiere a su lado.
  5. Debemos tener la certeza de que Dios nos tiene preparado un lugar cuando nos llame: Lo importante, es que cada uno de nosotros se prepare para ese momento. Acá en la tierra tenemos la oportunidad irrepetible de ser mejores y tratar de llevar una vida de acuerdo con el querer de Dios

Yo, personalmente creo no tenerle miedo a la muerte, porque tengo la certeza de que el Señor me quiere para si, aunque debo luchar por conquistar un espacio en el paraiso, y tratar de que mis hermanos en la fe puedan llegar a él tambien. Espero que este post te sirva para pensar en la muerte, para no tenerle miedo, para pensar que es el minuto del cara a cara con el Señor, para saber que cuando llegue ese instante, nunca más sentiremos miedo, pena, cansancio: descansaremos eternamente en Dios, le alabaremos sin fin, le amaremos y conoceremos como Él nos conoce y nos ama. Cuidense, y denle gracias a Dios por poder prerarar ese instante.

4 comentarios:

GatoChat dijo...

Hola Cristian,acabo de abrir tu blog y me encuentro con esta hermosa sorpresa de tu comentario sobre la muerte, recien vengo del velatorio del padre de una amiga y mañana voy a sus funerales. A veces nos cuesta hablar de la muerte y mas aun aseptarla, pero asi es , en estos momentos de dolor solo nos queda asercarnos mas y mas al Señor y afirmarnos mas en la FE, solo Dios es quien nos da el consuelo y la esperanza de que tendremos vida eterna si le amamos y le seguimos ........gracias a Dios por haber abierto tu blog amigo Cristian pues tus palabras serviran a mi amiga para mitigar su dolor .

Jose Menchon dijo...

Estoy de acuerdo contigo. Muy bueno el post. Como dijo mi maestro J.L. Martin Descalzo (a quien robe el titulo de mi Blog); "morir es solo morir, morir se acaba", lo importante empieza a partir del siguiente segundo....

Maurice dijo...

Hola Cristian,
Justo coincidió tu post con una conversa con unos postulantes al diaconado permanente sobre qué predicar en un funeral. También estuvimos ayer conversando con el Padre Ramón sobre lo mismo después que le tocó celebrar el funeral del hombre que mató a su sobrino y fue matado por su cuñado. Así que leer tu post ahora me sirvió para pensar más en el asunto.
Bueno, termino con un chiste que escuché un tiempo atrás en la serie "Signfield". Decía que en una encuesta acerca de los temores de las personas, la mayoría tenía miedo a hablar en público. En segundo lugar decían tener miedo a la muerte. Conclusión: En un funeral, la mayoría de las personas prefiererían estar en la atúd que tener que estar arriba predicando. JA JA JA!!!

Cristian dijo...

Gracias por los comentarios, veo que fue bienvenido el post... a ver si lo alargo otro poco cualquiera de estos días... Gato, espero que realmente tu amiga pueda encontrar algo de consuelo en este instante de dolor, pero no hay mejor remedio que el tiempo; José, efectivamente la vida verdadera comienza un segundo después de que Dios nos llama; esto es solo ver a través del espejo, como diría Pablo en su carta a los Corintios; gringo, muy bueno y real tu chiste... en algunas oportunidades tu no sabes qué decir a la gente cuando estás frente a ellos en la Misa, pero Dios se encarga de iluminarnos con su Espíritu, y esa es la mejor homilía que uno pueda pronunciar. Bendiciones